¿Cómo tener éxito en el amor?

La respuesta es dolorosa, dura, difícil, impactante, para muchos “novedosa”, y para otros parecerá una revelación directa del cielo, sin embargo la respuesta sigue siendo sencilla:

Para tener éxito en el amor tienes que amar, como Cristo te amó  a ti.

Sin reservas, sin medidas, sin condiciones, sin límites, sin esperar nada a cambio, y sabiendo con resignación, que probablemente serás herido, serás rechazado, serás lastimado, y probablemente olvidado y abandonado. Sin embargo cuando amas como Cristo te amó a ti, terminas cosechando amor, un amor que el mundo no comprende, un amor celestial, amor que hasta (por si no lo sabias) ni los mismos ángeles del cielo conocen.

Ama con el amor de Cristo, amor sin límites, amor fiel, amor sincero, amor profundo, entrega total, pero amor responsable. Si Cristo no te amara tanto, ya te hubiera dado todo lo que le has pedido. No todo lo que creemos que es bueno, será para nuestro bien. Si Cristo no te amara tanto no te habría hecho esperar en muchas ocasiones a recibir lo que has pedido.

Dios ha establecido la ley de la siembra y la cosecha. Siembra amor, como el amor de Cristo, y no un amor humano, solamente emocional, o temporal, sino amor verdadero, y cosecharás hermosas lágrimas, heridas que duelen con alegría, decepciones que llenan el alma y la fortalecen. Ama con el Amor de Jesús y serás inmensamente feliz cuando seas insultado, calumniado, injuriado, y aun morirás con una sonrisa divina en tu rostro si entregas tu vida por haber amado como a ti te amó Cristo Jesús.

SI quieres tener éxito en el amor con tu pareja, amale con el amor de Cristo, seguramente serás decepcionado, pero cosecharás madurez y Dios quien ve tus lágrimas en secreto, te recompensará en público. Serás derribado, pero te levantarás y amarás de nuevo.

Si quieres tener éxito en el amor con tus hijos, parientes, amigos, amales con el amor de Cristo. Niégales sus caprichos, explicales, hazles esperar para recibir, cuando ellos no miran los peligros y piden o quieren cosas que tú sabes serán para su mal, no para su bien.

Amales y atrévete a ser malinterpretado, rechazado. Te llamaran canalla cuando no puedan vencer tu firmeza; te llamaran asesino cuando defendiéndolos tu derribes a sus feroces enemigos; te dirán que los has abandonado, cuando tú lo único que quieres es que esperen, y así crezcan, maduren y entiendan que el mundo no es color de rosa.

Te culparan de todos sus fracasos, te cargaran la culpa de todos sus errores, pero tu carga será ligera, porque tu cosechaste madurez, firmeza, fortaleza, vida eterna y un día verás un verdadero cambio en sus vidas y además es el mismo Jesús quien lleva tus cargas y cada vez que sientas los latigazos de la traición en tu espalda, sabrás que tu corazón está recostado en el pecho del mismo Cristo y serás aún más, por el,  inmensamente amado.

Si amas con el amor de Cristo, no amas por ti mismo, es Cristo en ti, tú esperanza gloriosa, es la manifestación divina, amor de Padre, amor firme, y amor maternal: amor del Espíritu, quien sobre ti se posa cual graciosa paloma sobre tu hombro y te dice:

Tú, sigue amando, porque también yo a ti, TE AMO….

Escrito por Hermes Alberto Carvajal




Vistas: 448

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social - Renuevo De Plenitud para agregar comentarios!

Únete a Red Social - Renuevo De Plenitud

RDP En Facebook

Temas de Interés

Ser Feliz….

Reflexiones-> Podés tener defectos, vivir ansioso y estar irritado algunas veces, pero no te olvides de que tu vida es la mayor empresa del mundo. Solo vos podés evitar que ella vaya en decadencia. Hay muchas personas que te precisan, admiran y te quieren. Me gustaría que siempre recordaras que ser feliz no es tener un cielo sin tempestades, caminos sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones. Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros. Ser feliz no es solo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza. No es apenas conmemorar el suceso, sino aprender lecciones en los fracasos. No es apenas tener alegría con los aplausos, sino encontrar alegría en el anonimato

Rendirse…Jamás

Rendirse...Jamás “Pues os es necesaria la paciencia, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa” (Hebreos 10:36). Los líderes efectivos realizan tareas aparentemente imposibles porque nunca se rinden; nunca se desmoronan. A pesar de la creciente crítica, oposición intense y aplastantes obstáculos, perseveran con firme determinación; se niegan a tirar la toalla. A menudo, lo más fácil sería abandonar la lucha y simplemente rendirnos. Olvidarnos de nuestros sueños y regresar a la comodidad y conveniencia de la mediocridad. Ceder ante las palabras de los críticos, claudicar ante la oposición y simplemente dejarnos dominar por los obstáculos… meter el rabo entre las patas y huir.

Entréguese por Completo…

Promesas de Dios -> En cualquier cosas que haga y en toda conversación en la que se encuentre involucrado, entregue todo su corazón, toda su atención y toda su energía.

Devocional Diario – Hoy… Quiero Que Mi Hogar Sea un Santuario

Señor , gracias por el hogar que me has dado. Es realmente un regalo de ti. Hoy quiero estar cerca de ellos para que las cosas sean en casa como deben ser y como tú quieres que sean, lo cual a la largo es lo que también yo quiero. Amén.
Quantcast