¿Cómo tener éxito en el amor?

La respuesta es dolorosa, dura, difícil, impactante, para muchos “novedosa”, y para otros parecerá una revelación directa del cielo, sin embargo la respuesta sigue siendo sencilla:

Para tener éxito en el amor tienes que amar, como Cristo te amó  a ti.

Sin reservas, sin medidas, sin condiciones, sin límites, sin esperar nada a cambio, y sabiendo con resignación, que probablemente serás herido, serás rechazado, serás lastimado, y probablemente olvidado y abandonado. Sin embargo cuando amas como Cristo te amó a ti, terminas cosechando amor, un amor que el mundo no comprende, un amor celestial, amor que hasta (por si no lo sabias) ni los mismos ángeles del cielo conocen.

Ama con el amor de Cristo, amor sin límites, amor fiel, amor sincero, amor profundo, entrega total, pero amor responsable. Si Cristo no te amara tanto, ya te hubiera dado todo lo que le has pedido. No todo lo que creemos que es bueno, será para nuestro bien. Si Cristo no te amara tanto no te habría hecho esperar en muchas ocasiones a recibir lo que has pedido.

Dios ha establecido la ley de la siembra y la cosecha. Siembra amor, como el amor de Cristo, y no un amor humano, solamente emocional, o temporal, sino amor verdadero, y cosecharás hermosas lágrimas, heridas que duelen con alegría, decepciones que llenan el alma y la fortalecen. Ama con el Amor de Jesús y serás inmensamente feliz cuando seas insultado, calumniado, injuriado, y aun morirás con una sonrisa divina en tu rostro si entregas tu vida por haber amado como a ti te amó Cristo Jesús.

SI quieres tener éxito en el amor con tu pareja, amale con el amor de Cristo, seguramente serás decepcionado, pero cosecharás madurez y Dios quien ve tus lágrimas en secreto, te recompensará en público. Serás derribado, pero te levantarás y amarás de nuevo.

Si quieres tener éxito en el amor con tus hijos, parientes, amigos, amales con el amor de Cristo. Niégales sus caprichos, explicales, hazles esperar para recibir, cuando ellos no miran los peligros y piden o quieren cosas que tú sabes serán para su mal, no para su bien.

Amales y atrévete a ser malinterpretado, rechazado. Te llamaran canalla cuando no puedan vencer tu firmeza; te llamaran asesino cuando defendiéndolos tu derribes a sus feroces enemigos; te dirán que los has abandonado, cuando tú lo único que quieres es que esperen, y así crezcan, maduren y entiendan que el mundo no es color de rosa.

Te culparan de todos sus fracasos, te cargaran la culpa de todos sus errores, pero tu carga será ligera, porque tu cosechaste madurez, firmeza, fortaleza, vida eterna y un día verás un verdadero cambio en sus vidas y además es el mismo Jesús quien lleva tus cargas y cada vez que sientas los latigazos de la traición en tu espalda, sabrás que tu corazón está recostado en el pecho del mismo Cristo y serás aún más, por el,  inmensamente amado.

Si amas con el amor de Cristo, no amas por ti mismo, es Cristo en ti, tú esperanza gloriosa, es la manifestación divina, amor de Padre, amor firme, y amor maternal: amor del Espíritu, quien sobre ti se posa cual graciosa paloma sobre tu hombro y te dice:

Tú, sigue amando, porque también yo a ti, TE AMO….

Escrito por Hermes Alberto Carvajal




Vistas: 433

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social - Renuevo De Plenitud para agregar comentarios!

Únete a Red Social - Renuevo De Plenitud

RDP En Facebook

Temas de Interés

Hoy, lo que otros ven como una limitación lo es solo si tú piensas

Reflexiones - Tienes un Potencial Ilimitado Como estudiante de último año de la Escuela Superior, Jim tenía un promedio de .427 en el bate y estaba al frente de su equipo de carreras. También era corredor en su equipo de balompié para las semifinales del estado. Más tarde Jim continuó como lanzador de los Yankees de Nueva York. Ese es un logro extraordinario para cualquier atleta. Pero es algo casi increíble para Jim, quien nació sin su mano derecha. Un pequeño niño que apenas tenía parte de los dos dedos en una de sus manos, en una ocasión se acercó a Jim en el club después de uno de los juegos de los Yankees y le dijo: -Me llaman Basura en el campamento. ¿Los muchachos alguna vez se burlaron de ti? - Si -Jim respondió-. Los muchachos solían decirme que mi mano parecía un pie. Y entonces formuló al niña la pregunta más importante: -¿Hay algo que no puedas hacer?

Hoy tus sueños resucitarán

Promesas - Dios Lo Hará Hay piedras que Él va a remover y te levantará. Hoy tus sueños resucitarán. Créele porque no hay dificultad en Él, tus mares abrirá, porque Él lo hará otra vez. Su nombre es el gran Yo Soy, creelé porque Dios lo hará otra vez. Éxodo 3:14 Y dijo Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me ha enviado a vosotros. Juan 8:58 Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy. Hebreos 13:8 Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos.

Cómo es tu actitud ante la vida?

¿Cuál es la actitud que tienes en tu trabajo? ¿Te gusta lo que haces? ¿Cuál es la decisión que haces cada mañana cuando vas a trabajar? ¿Cuáles pasos vas a dar esta semana para mejorar tu actitud? “No es tu aptitud, si no tu actitud, lo que determina tu altitud.” Cuentan que una pequeña, bien perfumada y orgullosa anciana de 85 años, completamente vestida cada mañana a las 8 horas en punto, con su cabello arreglado a la moda y el maquillaje perfectamente arreglado, se mudaba a un asilo. Su esposo de 88 años había muerto recientemente, lo que motivó la mudanza.

Hoy… Necesito Saber Más de Dios

Devocional Diario - Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Mateo 6:33 NVI. En la vida nos encontramos en múltiples situaciones comunicativas. Sea en tu trabajo, en tu familia, en tu escuela, en tu iglesia, estamos a diario en contacto con otras personas que se relacionan de diferentes maneras con nosotros. Las relaciones y las situaciones son de diferentes niveles y responsabilidad, cada una requiere de nosotros distinto nivel de respuesta y compromiso. Sea cual sea la importancia que tenga para nuestra vida esa relación, nuestro proceder debe reflejar que somos parte de la familia de Dios, ya que tenemos la responsabilidad de establecer su reino en medio de esta sociedad decadente. Nuestra filiación se establece en el momento que aceptamos al señor en nuestro corazón, allí pasamos a ser hijos, pero esta identidad se construye cada día que estamos en comunicación en la intimidad de su presencia y conocemos mas de Jesús y su obra magnífica por nosotros.
Quantcast