¿Cómo tener éxito en el amor?

La respuesta es dolorosa, dura, difícil, impactante, para muchos “novedosa”, y para otros parecerá una revelación directa del cielo, sin embargo la respuesta sigue siendo sencilla:

Para tener éxito en el amor tienes que amar, como Cristo te amó  a ti.

Sin reservas, sin medidas, sin condiciones, sin límites, sin esperar nada a cambio, y sabiendo con resignación, que probablemente serás herido, serás rechazado, serás lastimado, y probablemente olvidado y abandonado. Sin embargo cuando amas como Cristo te amó a ti, terminas cosechando amor, un amor que el mundo no comprende, un amor celestial, amor que hasta (por si no lo sabias) ni los mismos ángeles del cielo conocen.

Ama con el amor de Cristo, amor sin límites, amor fiel, amor sincero, amor profundo, entrega total, pero amor responsable. Si Cristo no te amara tanto, ya te hubiera dado todo lo que le has pedido. No todo lo que creemos que es bueno, será para nuestro bien. Si Cristo no te amara tanto no te habría hecho esperar en muchas ocasiones a recibir lo que has pedido.

Dios ha establecido la ley de la siembra y la cosecha. Siembra amor, como el amor de Cristo, y no un amor humano, solamente emocional, o temporal, sino amor verdadero, y cosecharás hermosas lágrimas, heridas que duelen con alegría, decepciones que llenan el alma y la fortalecen. Ama con el Amor de Jesús y serás inmensamente feliz cuando seas insultado, calumniado, injuriado, y aun morirás con una sonrisa divina en tu rostro si entregas tu vida por haber amado como a ti te amó Cristo Jesús.

SI quieres tener éxito en el amor con tu pareja, amale con el amor de Cristo, seguramente serás decepcionado, pero cosecharás madurez y Dios quien ve tus lágrimas en secreto, te recompensará en público. Serás derribado, pero te levantarás y amarás de nuevo.

Si quieres tener éxito en el amor con tus hijos, parientes, amigos, amales con el amor de Cristo. Niégales sus caprichos, explicales, hazles esperar para recibir, cuando ellos no miran los peligros y piden o quieren cosas que tú sabes serán para su mal, no para su bien.

Amales y atrévete a ser malinterpretado, rechazado. Te llamaran canalla cuando no puedan vencer tu firmeza; te llamaran asesino cuando defendiéndolos tu derribes a sus feroces enemigos; te dirán que los has abandonado, cuando tú lo único que quieres es que esperen, y así crezcan, maduren y entiendan que el mundo no es color de rosa.

Te culparan de todos sus fracasos, te cargaran la culpa de todos sus errores, pero tu carga será ligera, porque tu cosechaste madurez, firmeza, fortaleza, vida eterna y un día verás un verdadero cambio en sus vidas y además es el mismo Jesús quien lleva tus cargas y cada vez que sientas los latigazos de la traición en tu espalda, sabrás que tu corazón está recostado en el pecho del mismo Cristo y serás aún más, por el,  inmensamente amado.

Si amas con el amor de Cristo, no amas por ti mismo, es Cristo en ti, tú esperanza gloriosa, es la manifestación divina, amor de Padre, amor firme, y amor maternal: amor del Espíritu, quien sobre ti se posa cual graciosa paloma sobre tu hombro y te dice:

Tú, sigue amando, porque también yo a ti, TE AMO….

Escrito por Hermes Alberto Carvajal




Vistas: 408

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social - Renuevo De Plenitud para agregar comentarios!

Únete a Red Social - Renuevo De Plenitud

RDP En Facebook

Temas de Interés

Tu Voz Me Basta para Calmar el Dolor

Jesús!!! ¿Qué hay en tu hablar? Que solo al escucharte tengo que llorar y siento una paz que no puedo explicar

Él te está Esperando

Aquí estoy límpiame de tu luz a mi ser que no quiero ocultar mi maldad ante ti Aquí estoy clamo a ti tu perdón llegue a mi vuelve a ocupar el primer lugar en mi

Reparar lo Irreparable

Alguien comentó una vez que el propósito de la cruz era reparar lo irreparable. Sabes que por medio de la sangre de Cristo tus pecados son perdonados, tus cicatrices borradas y que, una vez eliminadas, tus pecados son olvidados. El Señor ya no los recuerda.

La Felicidad es Cuestión de Elección

“La felicidad es una elección y no está condicionada a tu situación.” Pedro Sifontes ¿Has sentido como que la felicidad se escapa de tu vida? ¿ Te parece que estuvieses navegando contra la corriente? ¿Crees que la felicidad se ha ido de tus manos? Dejame decirte que la felicidad no va a llegar a tu vida por lo que te pase o acontezca en tu exterior, sino que viene por lo que pasa internamente, dentro de ti. Es cuestión de elección. El rey Salomón escribió: “El que atiende a la palabra, prospera. ¡Dichoso el que confía en el Señor!” Proverbios 16:20b, (NVI) En otra versión dice: Felices los que confían en El Señor. Fíjese que no dice felices los que tienen todo o felices aquellos que le pasan las cosas buenas de la vida, dice que si tu confías en Dios serás feliz, entonces no hay razón alguna para preocuparse o afanarse. Es cuestión de elección.
Quantcast