Este versículo no me cuadra: "Amen a sus enemigos, y oren por quienes los persiguen". (Mateo 5:44)

Este versículo me daba vueltas y vueltas, y en mi pensamiento egoísta no cabía, algo no encajaba, no me sentía cómodo.  Me preguntaba cómo podría llegar a eso.  Ni siquiera pensando en todo lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz vislumbraba como podría llegar a amar a mis enemigos.

Pero Dios, pienso, me miraba,  se reía y decía “ya te voy a hacer entender, mi querido amigo,  cómo es que obro”. 

Una buena tarde, en medio de un tráfico terrible, tuve un incidente con otro conductor, mentalmente le dije cuanto cosa se me ocurrió pero me cuidé de comportarme como alguien educado y no me permití exteriorizar lo que sentía, simplemente moví mi cabeza como queriéndole  decir que su maniobra había sido peligrosa.

A pesar de que fui decente, dicha persona me persiguió y me acorraló. Se bajó del auto con un arma en su mano y su cara desfigurada por la ira…me amenazó peligrosamente.  Sentimientos contradictorios me pasaron en cuestión de segundos; de un lado el deseo de desquitarme disfrazado de valentía y del otro Dios diciéndome haz lo correcto, es decir no hagas nada y eso hice…nada.  Me quedé en mi carro hasta que esta persona se cansó de amenazarme e insultarme.

Le deseé lo peor, afloró mi  carnalidad. Me fui a casa con una rabia contenida pero rabia al fin y al cabo. Esa noche,  cuando empecé a orar,  sentí una gran necesidad de pensar en el conductor del altercado y empecé a preguntarme cómo sería su vida,  qué problemas tendría para actuar de tal manera, cómo vivirá de mal si algo tan baladí generaba en el emociones tan agresivas,  pensé tantas cosas sobre la vida de esta persona que terminé sintiendo que incluso pude haber sido más amable.  Mi oración de esa noche fue muy especial y pidiendo por esta persona,  por que Dios tocara su corazón.

En ese momento pude entender cómo la palabra de Dios es perfecta y cómo obra en nosotros.  Nunca desistamos, en cualquier nos va a tocar.

Vistas: 261

Etiquetas: Dios, Y, enseñó...., me

Comentario de linkol el enero 9, 2012 a las 9:47am

buena tu actuaciion en cituaciones terribles, la biblia de alguna manera nos ayuda a reflexionar sobre la vida que llevamos, yo tambien estoi muy feliz por el regalo k me dio  mi Dios, es mi hermano k me dijo k me queria fue la primera vez que me dijo algo asi, y doi gracias a nuestro señor...     

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social - Renuevo De Plenitud para agregar comentarios!

Únete a Red Social - Renuevo De Plenitud

RDP En Facebook

Temas de Interés

Derrotado o Rendido?

Promesas - Derrotado o Rendido? Un hombre no está acabado cuando lo derrotan. Está acabado cuando se rinde. Gálatas 6:9 Y no nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. Salmos 126:5 Los que siembran con lágrimas, segarán con gritos de júbilo. Proverbios 11:18 El impío gana salario engañoso, pero el que siembra justicia recibe verdadera recompensa.

Lo Contradictorio De La Navidad

Lo Contradictorio de La Navidad: Contradictorio es que alrededor del nacimiento de Jesús haya hasta hoy una disensión que intenta separar a los creyentes.

Celebras la Navidad?

PowerPoint - Celebras la Navidad? Hay algo mejor que celebrar el día de Navidad; y es vivir de acuerdo con lo que se celebra en Navidad. ¿Estás dispuesto a olvidar lo que has hecho por el prójimo y recordar lo que otros han hecho por ti? ¿A no pensar en la deuda que tiene el mundo contigo y reflexionar más bien sobre lo que debes tú a la humanidad? ¿A tener en cuenta las necesidades y preferencias de los niños?

Reflexiones – El Pronóstico

Reflexiones - El Pronóstico Una jovén madre a quien le habían diagnosticado una forma de cáncer tratable regresó a casa del hospital, sintiéndose incómoda por su apariencia física y la pérdida del cabello ocasionada por las radiaciones. Cuando se instaló en una de las sillas de la cocina, su hijo apareció silenciosamente en el umbral, estudiándola con curiosidad. Cuando su madre comenzó el discurso que había preparado para ayudarle a comprender lo que veía, el niño vino corriendo, se acomodó en su regazo, puso su cabeza contra su pecho y se aferró a ella. Su madre decía en ese momento: "Y dentro de un tiempo, ojalá pronto, luciré como antes y entonces estaré mejor".
Quantcast