Este versículo no me cuadra: "Amen a sus enemigos, y oren por quienes los persiguen". (Mateo 5:44)

Este versículo me daba vueltas y vueltas, y en mi pensamiento egoísta no cabía, algo no encajaba, no me sentía cómodo.  Me preguntaba cómo podría llegar a eso.  Ni siquiera pensando en todo lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz vislumbraba como podría llegar a amar a mis enemigos.

Pero Dios, pienso, me miraba,  se reía y decía “ya te voy a hacer entender, mi querido amigo,  cómo es que obro”. 

Una buena tarde, en medio de un tráfico terrible, tuve un incidente con otro conductor, mentalmente le dije cuanto cosa se me ocurrió pero me cuidé de comportarme como alguien educado y no me permití exteriorizar lo que sentía, simplemente moví mi cabeza como queriéndole  decir que su maniobra había sido peligrosa.

A pesar de que fui decente, dicha persona me persiguió y me acorraló. Se bajó del auto con un arma en su mano y su cara desfigurada por la ira…me amenazó peligrosamente.  Sentimientos contradictorios me pasaron en cuestión de segundos; de un lado el deseo de desquitarme disfrazado de valentía y del otro Dios diciéndome haz lo correcto, es decir no hagas nada y eso hice…nada.  Me quedé en mi carro hasta que esta persona se cansó de amenazarme e insultarme.

Le deseé lo peor, afloró mi  carnalidad. Me fui a casa con una rabia contenida pero rabia al fin y al cabo. Esa noche,  cuando empecé a orar,  sentí una gran necesidad de pensar en el conductor del altercado y empecé a preguntarme cómo sería su vida,  qué problemas tendría para actuar de tal manera, cómo vivirá de mal si algo tan baladí generaba en el emociones tan agresivas,  pensé tantas cosas sobre la vida de esta persona que terminé sintiendo que incluso pude haber sido más amable.  Mi oración de esa noche fue muy especial y pidiendo por esta persona,  por que Dios tocara su corazón.

En ese momento pude entender cómo la palabra de Dios es perfecta y cómo obra en nosotros.  Nunca desistamos, en cualquier nos va a tocar.

Vistas: 302

Etiquetas: Dios, Y, enseñó...., me

Comentario de linkol el enero 9, 2012 a las 9:47am

buena tu actuaciion en cituaciones terribles, la biblia de alguna manera nos ayuda a reflexionar sobre la vida que llevamos, yo tambien estoi muy feliz por el regalo k me dio  mi Dios, es mi hermano k me dijo k me queria fue la primera vez que me dijo algo asi, y doi gracias a nuestro señor...     

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social - Renuevo De Plenitud para agregar comentarios!

Únete a Red Social - Renuevo De Plenitud

RDP En Facebook

Temas de Interés

Reflexiones – El Árbol Confundido

Y tú... ¿dejas crecer el roble que hay en ti? En la vida, todos tienen un propósito que cumplir, un espacio que llenar. No permitas que nada ni nadie te impida conocer y compartir la maravillosa esencia de tu ser.

Hoy… Recordaré que Necesito Multiplicarme

Devocional Diario - Hoy... Recordaré que Necesito Multiplicarme “Es necesario que yo mengue, para que él Crezca” Juan 3:30 Hoy necesito recordar que en menguar para que otro crezca no es disminución sino multiplicación. Pastor X había estado por 16 años como líder nacional de una denominación, pero en ningún momento pensó que llegaría el día cuando Dios le pediría su cargo. Durante esos 16 años no preparó a nadie para que le sucediera. Cuando llegó la Convención Nacional, los delegados y pastores escogieron un nuevo líder. El corazón de X se llenó

Hijos Positivos

Promesas - Hijos Positivos En un proceso de criar hijos los padres enfrentan muchas decisiones difíciles. A menudo esto significa que ellos mismos deben echar a un lado ciertas cosas personales con el fin de sustituirlas con influencias positivas y reforzar en el hogar los valores de fe, esperanza y amor. Cuando unes la fe, la esperanza y el amor, puedes criar hijos positivos en un mundo negativo. 2 Timoteo 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Reflexiones – Aunque No lo Puedas Ver

Reflexiones - Aunque No lo Puedas Ver Hay una ventana en tu corazón a través de la cual puedes ver a Dios. Hubo una vez en que esa ventana era transparente. Tu visión de Dios era clara. Podías ver a Dios tan vívidamente como podías ver un hermoso valle o una colina. Entonces, de pronto, la ventana se quebró. Una piedra rompió la ventana. Una piedra de dolor. Y de repente ya no fue tan fácil ver a Dios. La vista que había sido tan clara había cambiado.
Quantcast