No es confiar bajar el rostro cuando todo sale mal

No es confiar cuando llega la aflicción querer abandonar

 No es confiar derrumbar todo tu mundo porque no das más

No es confiar rendirte ante el problema cuando hay que orar

Confiar en Cristo es creer lo que no ves Cuentas con dios y el no va a fallar jamás .Es tiempo de aprender a confiar, solo escucha, te voy a mostrar Esto es confiar, seguir caminando cuando no das más, Seguir mirando  lo que ahi no esta, Seguir cantando en el dolor y en tu llorar Esto es confiar, en l a tormenta confesar que hay paz ,Hacia el vacío sin temor saltar Tan solo porque El te envía, Esto es confiar.

 No es confiar rendirte en momento que tienes que orar No es confiar poner la mano en el arado y mirar atrás, No es confiar tirar la toalla sin la lucha empezar No es confiar buscar la solución sin a Jesús clamar

Confiar en Cristo es creer lo que no ves.

Vivir confiado creyendo que El no va a fallar Es tiempo de aprender a confiar, solo escucha, te voy a mostrar Esto es confiar, seguir caminando cuando no das más…. Confiar en Cristo esto es mantener la Fe Porque sobre la roca El a puesto tus pies

El reino de los cielos se hace fuerte y solamente los valientes lo arrebatan.

Confiar en Cristo es creer lo que no ves, Cuentas con Dios y el no va a fallar jamás ,Es tiempo de aprender a confiar.

 

Vistas: 19

Comentario de Rosy R el agosto 26, 2011 a las 1:43pm

AMEN, ESCRITO ESTA QUE EL ESTARA CON NOSOTROS HASTA EL FIN , Y SI EL SEÑOR ES MI LUZ Y MI FORTALEZA ,DE QUIE HE DE ATEMORIZARME...

DIOS TE BENDIGA .

Comentario de Angeles Lozano el agosto 26, 2011 a las 10:26pm
excelente mensaje.

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social - Renuevo De Plenitud para agregar comentarios!

Únete a Red Social - Renuevo De Plenitud

RDP En Facebook

Temas de Interés

Hoy… Él librará mi vida de cuatro enemigos

Devocional Diario - “Líbrame, Señor, de mis enemigos porque en ti busco refugio” Salmo 143:9 Hay muchos enemigos que pueden rodear mi vida y tratar de quitarme la libertad. Pero especialmente se que hoy el Señor me librará de cuatro comunes enemigos. El temor, La culpabilidad, la inferioridad y el odio. Terribles verdugos que quieren oprimir mi alma. Del primero de ellos el clérigo Harry Emerson dijo: “Es de primordial importancia al tratar el temor sacar a la luz el objeto de nuestros temores y encararlo francamente. La vida humana está llena de temores secretos que se esconden en los desvanes y rincones oscuros de la personalidad. En cuanto a la culpabilidad si es por haber pecado el mejor remedio es pedir perdón porque muchas veces he estado dolorosamente turbado, por lo que, con enorme descortesía se llama mala conciencia, siendo que en realidad se trata de una conciencia que cumple tan bien con su deber que torna incómoda toda la casa.

Cuando damos lo mejor de nosotros mismos, no sabemos los milagros que

Promesas - Milagros La única manera de saber qué semilla alberga un árbol en su interior es sembrándolo. Cuando se siembran actos de bondad y generosidad hacia los demás, uno nunca llega a saber qué poderoso árbol puede crecer de esa pequeña semilla Cuando damos lo mejor de nosotros mismos, no sabemos los milagros que pueden operarse en nuestra vida o en la vida de otro. Colosenses 3;23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres.

Necesito Confiar en Dios

Si la sombra del mal toca tu puerta, necesitas luchar con fe, y pensar que después de las nubes viene el sol, que después de la angustia esta la paz. Necesitas valor para seguir, ya que un día todo esto acabara y al final todo llanto Él quitará. Necesitas confiar en Dios!!!

La diferencia entre el éxito y el fracaso a menudo es

Reflexiones - No eres un Fracaso! ¡La diferencia entre el éxito y el fracaso a menudo es la habilidad e levantarse una vez más que el número de tus caídas! Moisés pudo haberse dado por vencido con facilidad. Él tuvo una niñez interrumpida y vivió con una familia de crianza. Tenía un temperamento fuerte, una lengua tartamuda y un historial criminal, cuando Dios lo llamó, al final aceptó. Josué había visto la Tierra Prometida y luego fue forzado a deambular por el desierto durante cuarenta años con cobardes que no creyeron, como él creía, que podrían conquistar a sus enemigos y poseer la tierra. Pudo haberse entregado al desánimo, pero él estaba dispuesto a seguir cuando Dios dijera que siguieran.
Quantcast